Ser complutense

Anna Castillo deslumbra con una de las mejores interpretaciones del año

El pasado jueves se prestrenó en la Facultad de Ciencias de la Información la película de Girasoles Silvestres, dirigida por Jaime Rosales y protagonizada por la actriz Anna Castillo. 

Girasoles Silvestres cuenta la historia de Julia (Anna Castillo), una madre de 22 años con dos hijos pequeños. La protagonista tendrá que afrontar las dificultades de una maternidad en plena juventud mientras conoce a diferentes parejas. Sus frentes estarán abiertos a tres personajes. El primero es Óscar (interpretado por un fantástico Oriol Pla), el segundo es el padre de sus hijos, Marcos (Quim Ávila) y, por último, un amigo de la infancia llamado Álex (Lluis Marqués). Julia cambiará de ciudad y de vida varias veces por amor o por necesidad, lo que le resultará todo un reto. La película nace de un reportaje que leyó Jaime Rosales en París, donde se mostraba una historia muy similar a la que ha acabado en la pantalla. El director y la co-guionista, Barbara Díez, contaron en el coloquio posterior a la proyección de la película, que “para dar luz verde a un proyecto siempre tienen que estar los dos muy seguros de que es algo que realmente quieren hacer”, y con esta historia lo tuvieron claro desde el principio, según las declaraciones de Díez. 

Según se afirmó en el coloquio, la decisión de que Anna Castillo fuera la protagonista del largometraje fue una decisión fácil de tomar. Los creadores de la historia contaron que Castillo fue la primera en hacer el casting para el papel de Julia y, aunque vieron a muchas otras mujeres más, “la elección estaba clara”. El director incluso ha compartido que

fueron sus hijas quienes, tras ver la audición de Anna, le dijeron que era la única opción posible. La elección de la actriz como protagonista también acabó siendo muy relevante para el trato con los niños que participan en el rodaje. Durante el coloquio, el director señaló que “era Anna la que hablaba y daba direcciones a los más pequeños”, actuando de este modo como una directora para ellos.

El título de Girasoles Silvestres viene de la relación que el largometraje tiene con la naturaleza, reflejada en toda la película. Hace referencia a los girasoles que van buscando el sol para poder crecer, que es una metáfora de cómo el personaje de Julia va cambiando de lugar para encontrar uno en el que poder quedarse para cuidar a sus hijos y para poder llegar a ser alguien. Girasoles Silvestres ya está en cines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Plugin the Cookies para Wordpress por Real Cookie Banner